España falta a sus compromisos sobre DDH al permitir la libertad de un criminal con víctimas y testigos que lo acusan

Este sábado y a través del programa Frente a Frente de Radio Universidad de Chile, Juan Carlos Moraga, director de derechos humanos sin fronteras expreso un categórico rechazo a la medida de un tribunal español que impidió el procesamiento de Brahim Ghali, jefe del Polisario y violador de los derechos humanos.

Al realizar una comparación con el caso Pinochet, Moraga recordó que “Brahim Ghali, jefe del Polisario, al ser descubierto con identidad falsa en un centro hospitalario por sus víctimas y una organización de defensa de los derechos humanos, debió ser detenido y puesto a disposición de la justicia por las autoridades de España, país que ha firmado compromisos internacionales para defender estos derechos, lo que desgraciadamente no ha ocurrido y que a nosotros, como chilenos, nos recuerda la detención de Pinochet en Inglaterra, quien se encontraba también hospitalizado en una clínica de Londres, pero al ser descubierto por un juez español, este puso en conocimiento de las autoridades británicas que el dictador chileno en encontraba denunciado por crímenes de lesa humanidad, ante lo cual el gobierno inglés autorizo de inmediato su arresto. En el caso de Ghali, y bajo las mismas acusaciones, esto no ha ocurrido y lo peor es que este grave atropello a los derechos humanos se ha hecho con la complicidad de autoridades españolas, donde tampoco deja de sorprendernos que las grandes corporaciones de los derechos humanos, como los son amnesti y Human Rigts Wach, no se han pronunciado con la prontitud y energía que requiere una situación tan grave, como es que un gobierno, comprometido en la ONU a defender los derechos humanos, no respete sus compromisos y proteja a un criminal de lesa humanidad, como ha sucedido con el jefe Polisario en España”.

En el panel se encontraba la académica y abogado colombiana de derechos humanos Erika Botero que, en su intervención profundizo en los alcances legales de la medida tomada por España al proteger a un violador de los derechos humanos y también que “las grandes corporaciones, como Amnesti y HRW, han dejado de cumplir el rol para el que fueron creadas, estando hoy más preocupadas de los asuntos internos de los países que de proteger los derechos humanos, lo que indica un grave deterioro en su imagen y claramente la necesidad de que existan nuevas y mejores instituciones que defiendan realmente estos derechos. Lo de España protegiendo a un criminal de lesa humanidad, donde existen testimonios, victimas, testigos y una organización saharaui para defender los derechos humanos, nos indica que algo muy agrave está pasando y, en este escenario, derechos humanos sin fronteras debe  estar a la altura e iniciar el reemplazo de estas corporaciones que, como bien se dijo en un artículo reciente publicado en nueva York, son verdaderas multinacionales de los derechos humanos”

Artículos recomendados