El Comité de Derechos Humanos de la ONU condenó a Argelia a raíz de la denuncia presentada por un antiguo miembro del polisario llamado M’Rabih Ahmed Mahmoud Adda, por secuestro, tortura y malos tratos que sufrió en el territorio de ese país, en represalia por sus actividades de denuncia de las violaciones a los derechos humanos que ocurren en los campamentos de refugiados controlados por el frente Polisario, grupo separatista que cuenta con el apoyo y protección del gobierno de Argel. El reciente dictamen emitido por el Comité de Derechos Humanos de la ONU condenando a Argelia es una victoria y un paso adelante contra la impunidad de los crímenes cometidos en los campamentos del Polisario, estimó el Observatorio Internacional para la Paz, la Democracia y los Derechos Humanos (IOPDHR) con oficinas en Ginebra.

El IOPDHR precisa que esta sentencia “es un paso importante que se suma a los numerosos dictámenes y decisiones emitidos por organismos regionales e internacionales que fustigan la plena responsabilidad de Argelia por los crímenes y abusos cometidos por el polisario contra la población de los campamentos de Tinduf”.

“Este es un mensaje claro para los responsables de estos crímenes y una victoria para las víctimas y los activistas que han estado luchando incansablemente para asegurar que las autoridades argelinas y los dirigentes del polisario rindan cuentas por los crímenes cometidos”, se congratuló el Observatorio en un comunicado.

Para el Observatorio Internacional para la Paz, la Democracia y los Derechos Humanos, “es importante mantener la presión para que se investiguen todos los casos de secuestros, detenciones, ejecuciones extrajudiciales, torturas, persecuciones, desapariciones forzadas y otras formas de violaciones cometidas en los campamentos de Tinduf para que los autores de estos abusos sean llevados ante la justicia”.

La resolución del comité de derechos humanos de la ONU se suma a las investigaciones que realizan tribunales internacionales donde, además de confirmarse las denuncias presentadas en contra de la cúpula del Polisario por ex miembros y altos dirigentes de este grupo, se ha confirmado la existencia de cárceles secretas y abusos sexuales en contra de mujeres que se han presentado en tribunales de España para denunciar al dirigente máximo del Polisario como autor directo de violaciones y torturas.